Cocteleando con equilibrio

Muy buenos para acompañar una buena plática y una buena cena, pero piensa en ellos como pensarías en un postre… Con tantito es suficiente.

No niego lo rico y lo antojable que es tomarse un drink de repente, probar un coctelito nuevo y relajarse y disfrutarlo con familia y amigos. A veces soñamos con ese momento desde que abrimos el ojo el viernes, queriendo que ya sea hora de la fiesta.

Pero tampoco puedo negar que muchas de estas bebidas que nos preparamos son en muchas ocasiones bombas de azúcar, y que rara vez con una o dos nos quedamos satisfechos sino que queremos otra y otra, y más si la fiesta se alargó…

Como a mí lo que me gusta es el equilibrio, no propongo eliminar estos placeres de tu vida, pero sí moderarte y escoger opciones que tampoco cubran tu ingesta permitida de azúcar de toda la semana.

La American Heart Association recomienda como un límite máximo de azúcar para mujeres 24 gramos al día y para hombres 37 gramos. La Organización Mundial de la Salud propone que sean menos de 25 gramos al día. Para que se den una idea, un refresco de 600 mililitros o té o limonada de botellita, contiene alrededor de 65 gramos, equivalente a más de 12 cucharadas cafeteras de azúcar. Esto es un sólo refresco. Suma to-dos los que te tomas, durante to-do el día, más el azúcar de to-das tus otras bebidas, y la de to-da tu comida. Es literalmente una bomba.

Con qué preparas tus drinks? Es mejor tener el control de lo que estás tomando pidiendo un tequila, whisky, vodka o lo que te guste tomar con agua mineral y limón, que estar pidiendo coctel tras coctel… a menos que sepas lo que estás pidiendo. Probar alguno para experimentar nuevas combinaciones y sabores suena muy bien, pero un mojito en la comida, una margarita llegando a cenar, y un long island o vodka con jugo de naranja más alrato… ya no suena tan bien que digamos. La mayoría de estas bebidas preparadas se mezclan con jugos de fruta y jarabes que disparan nuestro consumo de azúcar fuera de control.

Otro peligro al que nos exponemos consumiendo estos drinks, es que son tan dulces, que los tomamos muy fácil, muy rápido, y nos dejan con ganas de más. Es fácil abusar de ellos. Tomar algo más agrio o menos dulce, será más lento y eso hará que no sea tanto nuestro consumo.

Otra manera de ayudarnos es siempre acompañar nuestras bebidas con un vaso de agua, ya sea natural o mineral. Llegando a donde sea que vayas, tomar un vaso entero de agua antes que nada evitará que te tomes tus bebidas de un sólo trago por el hecho de tener sed. Primero a hidratarnos, a evitar que se nos suba el efecto del alcohol, y después ya a disfrutar cada uno de tus tragos de manera consciente, despacio, alternando con tragos más grandes de agua.

Piensa en estos cocteles como pensarías en un postre. Tal cual es la cantidad de azúcar que estarás ingiriendo. Un postre lo disfrutas, le das cucharadas pequeñas, lo compartes, generalmente tratas de consumir la menor cantidad posible que te deje satisfecho. A mí me parece una buena manera de tomar este tipo de drinks, como un lujito, con equilibrio.

Salud y saludos!

SHARE ON FACEBOOK PINTEREST PIN EMAIL POST TO FRIEND CONTACT ME