Vegana o carnívora?

Para mí todo es cuestión de equilibrio. No dudo, es más, me constan, los enormes beneficios que puedes experimentar al bajarle al producto animal y subirle a los vegetales. Además de darle un descanso al cuerpo para desintoxicarse, balanceas el pH de tu cuerpo (lo alcalinizas), y le das una mayor cantidad de micronutrientes a tu organismo (vitaminas, minerales, antioxidantes, etc) que están mucho más presentes en los vegetales que en los animales. Suena bien siempre y cuando sea esto lo que hagas y no sólo dejes de comer carne pero tu consumo de vegetales siga igual y de lo que te llenes sea de harinas y papitas. Un justo equilibrio implica el consumir una gran variedad de alimentos dentro de los cuales además de la proteína animal, están las frutas, verduras, nueces, semillas, leguminosas y cereales. Es la mejor forma de garantizar que obtengas todo el espectro de nutrientes que necesitas, no sufrir deficiencias, y no saturarte de lo mismo creando sensibilidades, intolerancias o alergias. Sin variedad no hay equilibrio, o lo que es lo mismo, no hay salud.

Necesariamente el bajarle a un grupo de alimentos hace que le subas a otro, y de todas las combinaciones que se podrían dar creo que la que más beneficiaría al grueso de la gente es precisamente ésta: una dieta basada en plantas y de poca proteína animal, contraria a lo que generalmente hacemos, una dieta alta en animales y muy escasa en plantas.  Cada quien necesitará distinta cantidad de proteína animal y tendrá que descubrir lo que le funciona a prueba y error, escuchando a su cuerpo. Esto sin decir que eliminar por completo a este grupo de alimentos sea recomendable. En mi experiencia, no es así.

Más de una vez me he sorprendido del gran giro que dio alguno de los expertos vegetarianos o veganos que después de una o dos décadas siéndolo a mucho orgullo, tuvo que volver a comer carne aceptando después de mucha negación que estaba sufriendo deficiencias serias que ya no podía esconder y sustituir con otra cosa. Así pasó con varios de mis maestros y de la gente experta en nutrición que he seguido desde hace tiempo, y así sigue pasando con frecuencia.

No tengo la verdad ni creo que nadie la tenga, pero lo que sí hay que aceptar es que esto de sacar por completo un grupo de alimentos que durante toda la historia ha alimentado a cada uno de los mortales, es un experimento muy nuevo. Aunque los orígenes del veganismo se puedan remontar a Pitágoras o Buda, no ha habido una sociedad entera en ninguna parte del mundo que haya evolucionado sana sin alguna forma de proteína animal. No existen muchos ancianos veganos que lo hayan sido desde nacimiento. Y aunque se compruebe científicamente los beneficios de hacerlo, cualquier estudio que se haya realizado o testimonio favorable carece del factor tiempo. No sabemos los efectos a largo plazo que alimentarnos de esta manera va a tener sobre nosotros.

Hay dietas terapéuticas, como lo es un detox, o una dieta líquida por un rato; dietas experimentales, que te ayudan a conocerte mejor y saber si te beneficia tal o cual estilo de alimentación; y dietas de mantenimiento, que son las que te dan lo que necesitas la mayor parte del tiempo. El dejar todo producto animal por un rato puede ser favorable en muchos casos por su fin terapéutico. A todos nos beneficia darle un break al cuerpo y recuperar el equilibrio perdido por una dieta muy carnívora y de poco vegetal. Pero de ahí a que tu cuerpo se pueda mantener de esa manera en un estado de salud óptimo, es otro cuento. Son varios los problemas que pudieran presentarse con el tiempo, empezando por la falta de B12. Así que si optas por este camino, asegúrate de contar con asesoría profesional que vigile de cerca tu dieta y hacerte exámenes periódicamente.

Salud y saludos!

SHARE ON FACEBOOK PINTEREST PIN EMAIL POST TO FRIEND CONTACT ME