Descansa en paz papá

Hace justo una semana que murió mi papá… Lo encontró mi medio hermano, a quien conocí apenas este domingo (dos eventos que te marcan la vida en un fin de semana), tras haber tenido un infarto. Es tanto lo que se remueve, lo oculto que surge o resurge y lo que te sacude la partida de un ser querido..!

Me dijo una amiga que fue muy bueno que hablara al final en su misa, porque ella se arrepiente de no haberlo hecho en la de su papá y que por mucho tiempo repetía en su mente lo que hubiera dicho de haberse atrevido a hacerlo. Justo por eso lo hice, porque sabía que lo necesitaba, que había cosas que decirle y que me arrepentiría de no hacerlo. Que es una forma de darle un poco de cierre a esto, de despedirme de él, de aclarar mis ideas y de darme un poco de paz al decir lo que siento.

Y aunque me da gusto haberlo hecho, de todas maneras repito en mi mente todo lo que hubiera dicho si hubiera tenido más tiempo de prepararme, todo lo que me faltó decirle. Sé que él lo sabe, pero esto no es por él quien ya se fue y ya es libre, sino por mí, porque yo necesito decirlo, yo necesito sacarlo.

Papá:

Siempre te he agradecido todo lo que hiciste por mí. Nunca te juzgué aunque a veces no entendía tu comportamiento. Sé que hiciste lo mejor que pudiste con los recursos que tuviste, y que fue una vida tan dura la que te tocó vivir, tan diferente de la que te esforzaste en darnos a nosotros, que sólo me queda agradecerte.

Mi hermano que apenas conocí me dio una lección impresionante al hablar de ti como un superhéroe, como el mejor líder, como el mejor amigo y compañero que pudo tener y definitivamente el mejor papá. Tengo que confesarte, yo no pensaba eso de ti! Sus palabras me sacuden totalmente porque me causan emociones tan distintas… Por un lado doy gracias que tuviste alguien como él a tu lado por muchos años, que fue tu motor, tu motivación para salir adelante, y que él haya sacado lo mejor de ti y se hayan acompañado y cuidado mutuamente. Me da mucha paz saberte tan querido y valorado. Y por otro lado, me remueve toda la tristeza que yo viví porque no puedo evitar pensar, por qué a mí de eso me tocó tan poco?!

Fuiste candil de la calle y oscuridad de la casa. .. Brillabas por tu ausencia. Ayudaste a tantísima gente en tu vida que me hace sumamente orgullosa y nos diste a mi hermano y a mí lo que tú no tuviste, por lo que también eres un héroe en mi historia.  Siempre supe que contaba contigo para lo que yo te pidiera. De hecho te pedí contadas cosas en mi vida porque sabía que aunque batallaras lo harías a como diera lugar. El “Qué necesitas?, Te falta algo?” nunca faltó. Pero yo no necesitaba algo que te pudiera responder en esos momentos, sino algo que tú no me podías dar… simplemente tu estar, tu tiempo, tu ser una familia “normal”…

Me hiciste mucha falta!!! Y aunque estoy agradecida por lo que te tuve, no sería sincera si no dijera que me faltaste… No es reclamo, no hay rencor ni resentimiento papá, por algo así se dieron las cosas, sé que siempre me amaste y aquí hay puro amor para ti. Esta es simplemente mi manera de ser lo más honesta que pueda conmigo misma, de reconciliar partes de mí que por hacerme la muy madura no había aceptado, de despedirme de ti diciéndote que te amo y que te extrañado siempre, aún cuando aquí estabas.

Ya habiéndolo aceptado, elijo quedarme con lo bueno. Me guardo y atesoro esos momentos que te pudimos disfrutar, que me aconsejaste, que me hiciste sentir muy querida y cuidada aunque luego te desaparecieras. Porque de verdad siempre supe que te tenía papá. Sabía que estabas a una llamada de distancia. Siempre fuiste una certeza en mi vida. Siempre supe que me amabas, aunque chocáramos y no supiéramos cómo llevarnos muy bien.   Somos muy parecidos y me dejas bastantes cosas que aprender de ti.

GRACIAS desde el fondo de mi corazón. Te quiero y extraño siempre.

Tati

SHARE ON FACEBOOK PINTEREST PIN EMAIL POST TO FRIEND CONTACT ME

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*